TRASMUTAR EL MIEDO:

"A medida que las energías aumentan su propulsión y velocidad,
descubrimos que se están oprimiendo todos los activadores de nuestro
patrón de miedos interior. Lo sentimos aflorar en nuestros estómagos y
atorarse en nuestras gargantas. Sentimos brotar la adrenalina a través
de nuestros cuerpos aunque estemos mirando una puesta de sol apacible
y silenciosa.

El miedo marcha a través de nuestras mentes tratando de entrar en
nuestros corazones y en nuestro día. Se da a conocer en todas sus
formas visibles e invisibles. Apunta su espada oxidada a nuestros
recuerdos, nuestras debilidades y nuestros proyectos actuales.
Sentimos surgir la incertidumbre en nosotros como un géiser que golpea cada
chakra mientras surge a borbotones. El miedo nos aprieta la garganta y
no hay una razón real para ello.

Cuando el miedo nace a la carta o en forma natural, tiene acceso a
todos los puntos de nuestro ser, excepto a nuestro corazón. Invoca
todo pensamiento negativo como un grajo azul en vuelo; cada
pensamiento parece ser obediente.
La presencia apremiante del miedo acepta y embellece la negatividad.
El miedo inmoviliza; pregúntenle a cualquier ciervo frente a los faros
de un auto. El miedo cierra de inmediato el chakra coronario,
manteniendo cautivos a todos los pensamientos de ahí hacia atrás como
un pez dorado en una pecera.

Aspiren sus miedos profundamente. Tómenlos de los cachetes y aprieten
hasta que obtengan toda su atención. Mírenlos cara a cara. Ahora
aspiren más y más profundamente desde su centro, la luz de su corazón,
un lugar donde no puede habitar el miedo. Ahora miren todas las
vibraciones del miedo que hay en ustedes (hay muchos sabores y aromas
de miedo) reunirse como un enjambre de abejas en un arbusto florido.
Sostengan con firmeza esa imagen concentrada dentro de su ser. Ahora
achiquen y concentren esa misma imagen. Imaginen que un chaparrón del
amor más hermoso y lleno de luz le da un buen refregón a todos esos
miedos. Vean como todos sus miedos (conocidos y desconocidos)son
removidos, revelando un centro brillante. Ahora párense frente a ese
centro brillante de luz aspirando profundamente esa hermosa luz en su
ser.
Exhalen y aspiren una y otra vez hasta estar repletos y que la luz de
lo que fueron sus miedos esté ahora dentro de ustedes.

Felicitaciones, acaban de trasmutar al sucio, viejo y oxidado miedo en
oro puro. Trasmutar el miedo nos enseña alquimia. (¿Adivinen qué clase
estamos tomando todos en este momento?) El miedo es un maestro
intemporal que se presta a un futuro brillante. Así que la próxima vez
que vean que el miedo toca a su puerta (o la derriba), úsenlo como la
herramienta de luz que nació para ser.
Llámenlo… concéntrense… mírenlo frente a
frente… y trasmútenlo en una oportunidad de oro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada