ORACION AFIRMATIVA:

Jesús, nuestro Maestro supremo, nos guió en el uso de la oración afirmativa cuando dijo: “Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá” (Mc. 11:24). Aunque las situaciones quizás no siempre resulten de la manera como nos gustaría, podemos saber con certeza que la voluntad de Dios está activa en nuestras vidas.

Afirmar es declarar positivamente, orar es hablar a Dios. Cuando utilizamos la oración afirmativa, utilizamos declaraciones positivas de Verdad y agradecimiento para hablar a Dios.

La Palabra Diaria, comienza el mensaje de cada día con una frase positiva. Estas afirmaciones pueden ser utilizadas fácilmente como oraciones que establecen una actitud mental positiva. Por ejemplo, una afirmación de La Palabra Diaria dice: La vida de Dios siempre presente sana mi cuerpo y renueva mi alma. Para personalizarla, puedes decir: “Querido Dios, gracias por sanar mi cuerpo y renovar mi alma”.

Para ayudar a que tus pensamientos creen tu conciencia positiva, trata de utilizar algunas de estas afirmaciones:
Gracias, Dios, porque Tu obra se lleva a cabo.


Tengo la sabiduría de Tu Espíritu, Dios. Disfruto de gozo, amor y cuidado —según Tu voluntad.
Pongo mis inquietudes a Tu cuidado, querido Dios, sabiendo que tienes en mente mi mayor bien.
Mi vida está llena de gozo y felicidad.
Al utilizar un enfoque positivo en nuestras oraciones, visualizamos y planificamos para el futuro con fe en que el poder de Dios bendice continuamente nuestras vidas con posibilidades ilimitadas. La oración afirmativa nos guía al despertar de nuestro ser espiritual. Con fe, oramos dando gracias anticipadas porque Dios satisface nuestras necesidades de la mejor manera para nosotros. Con amor, Dios responde a esas oraciones, aún antes de que las digamos, al proveernos con las ideas divinas necesarias para guiarnos en todo lo que necesitamos para vivir plenamente… gozosamente… pacíficamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada