TAUTOLOGIA = EL PODER DE LA PALABRA = EL PODER DE LA ORACION

TAUTOLOGIA
• "Tautología (del griego = discurso o razonar autoexplicativo)"
• "Se entiende por tautología aquella proposición cuya tabla de verdad da siempre el valor de verdad V en todos los casos posibles de los valores de verdad (V, F) de cada una de las proposiciones que la integran."
• "Tautología: en todos los casos la forma del argumento ofrece un resultado verdadero, por lo que el argumento es válido."
• "En lógica lo tautológico se convierte en la esencia del discurso deductivo, o mejor dicho de la inferencia deductiva."
• "La tabla de verdad del esquema de inferencia que enlaza el antecedente y el consecuente da siempre el valor de verdad V, y en todos los casos posibles de los valores de verdad de las proposiciones que la integran, es una tautología. Su validez lógica consiste precisamente en que no puede darse el caso de que siendo verdad el antecedente, no lo sea el consecuente."
• "Los argumentos deductivos válidos son, por definición, tautologías."
• "Algunas tautologías pueden ser consideradas como leyes lógicas, es decir como modelos aplicables para las inferencias"
• "La tautología se trata de una proposición que necesariamente es verdadera (A es = A), con independencia de que represente un hecho real o no. De este modo se acepta "a priori" (= previo a la experiencia) y sirve de premisa obvia. (Wittgenstein)"
• En un sistema de CALCULO AXIOMATICO, se llaman AXIOMAS a las leyes lógicas que sirven de base para derivar todo su contenido. Estos AXIOMAS son tautologías. El cálculo lógico así puede utilizarse como demostración argumentativa
• Igual que la lógica, las matemáticas pueden ser consideradas como una ciencia de hacer tautologías particularmente elaboradas de una forma rigurosa.
• Un teorema matemático es un ejemplo de tautología.
Poder De La Palabra
El poder de la palabra y del amor: Magia, oración, programación neurolingüística… “La palabra y el pensamiento son valorados como poderosos instrumentos de transformación”. La física cuántica demuestra día tras día que nuestra realidad se modifica al tiempo que programamos nuestro cerebro en planteamientos y expresiones positivas. Esto es asi, y ya las tribus africanas tenían una leyenda: “El Séptimo recibió pues el conocimiento de un verbo, no ya reservado a unos pocos, sino destinado a la totalidad de los hombres… En los círculos de danzas sagradas aztecas, los participantes se pasan la palabra con la expresión “El es Dios”.- La “Palabra”, entendida como mensaje de Dios, se convirtió en la base de la religión y la magia transmitida por sacerdotes y magos. Ha sido y es, por tanto, el medio para realizar los mayores encantamientos: el conjuro y la oración…El conjuro interpretado como verbo oración, rezo, posición positiva, demanda requerimiento, hago esta salvedad porque esta palabra conjuro tiene una connotación negativa, de la cual no estamos hablando. El conjuro es la oración utilizada en la antigüedad, en las civilizaciones celtas, aborígenes y lo importante es la intención positiva, la luz.-Lo negativo no existe lo generamos nosotros por el miedo que es lo contrario al amor.-El verbo mas amor es lo que genera cambio, es pensar desde el corazón, activando la glandula timo se vibra desde el amor, y de eso se trata el Verbo se hizo carne, quiere decir la palabra activada desde el amor crea genera.-Como activamos la glandula timo, primero amándonos a nosotros mismos, limpiando herida emocionales, purificándonos y luego lo podemos transmitir a los demás.-Si nos creemos luz –amor- somos luz –amor-, si confiamos en nuestra luz-amor-, irradiamos luz –amor- y al irradiar luz la sombra se desvanece.-Nuestros miedos son los que generan nuestro individualismo estar a la defensiva, y cuidarnos solo a nosotros, y excluir al otro,...
El Poder de la Palabra
La palabra es uno de los dones con que el Amor Divino ha dotado a la humanidad, y como todos los dones – tales como el don de pensar y el don de sentir – constituye un poder que el ser humano debe utilizar exclusivamente para el bien.
Ya sabemos que los pensamientos y sentimientos tienen gran fuerza para con nosotros y para con los demás. Y sabemos también que podemos, con esa fuerza, hacer bien si la utilizamos en sentido positivo o hacer mal si la utilizamos en sentido negativo.
La palabras expresan nuestros pensamientos y sentimientos dándole forma y acción, de modo que en la palabras están unidos el poder del pensamiento y el poder del sentimiento con la fuerza de la propia voluntad, que utiliza esos poderes con un fin determinado.
Por lo tanto, la palabra – sea hablada o escrita – constituye un conjunto de vibraciones que tiene, por Ley de Afinidad, intensa acción en las mentes y en las almas de quienes la escuchan o la leen. Además, actúan sobre la voluntad de quienes reciben esas vibraciones, pudiendo en muchos casos llegar a dominarla, si quien habla o escribe lo hace con esa finalidad.
En todo obran permanentemente las Leyes y nosotros tenemos la responsabilidad de utilizar el poder que por Ley recibimos – sólo y exclusivamente con amor.
Si empleamos amorosamente el poder maravilloso de la palabra - hablada o escrita – podemos por Ley de Afinidad transmitir, mediante ella, a las mentes y a las almas de quienes escuchan o leen esas palabras, las vibraciones de bien que las palabras llevarán como “contenido espiritual”.
Si, por el contrario, pretendiendo ignorar la gran responsabilidad que significa poseer el poder de la palabra, la utilizamos con fines egoístas y ambiciosos, con rencor, con desamor, ese poder maravilloso se transformará en una poderosa arma al servicio del mal.
Las palabras pueden acariciar o herir, ser bálsamo o corrosivo, alentar o deprimir, despertar los sentimientos más puros o los más bajos, impulsar al heroísmo o a la degradación; las palabras pueden unir o dividir, pueden construir o destruir. Todo esto podemos corroborarlo a diario si analizamos nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.
El poder de la palabra utilizado positivamente, es decir, con amor, es un maravilloso instrumento de bien, pero utilizado negativamente, es decir, con egoísmo y desamor, es un terrible instrumento de mal.
Cuidemos, pues, nuestra palabra en todo momento, procuremos que jamás perjudique ni cause dolor a los demás, sino que, por el contrario, sea siempre expresión de nuestro amor y de nuestros fraternales pensamientos y sentimientos de bien.
Si sientes que sólo el odio te rodea, revisa cómo te estás manifestando.
Serás lo que pienses y eso mismo recibirás.
Empieza a analizar tus pensamientos y descarta los que observas no están siendo amorosos.
Eres responsable de tu transformación y la de tu entorno; nadie puede llevarlas a cabo por ti.
¡Basta de víctimas y culpables! ¡Hazte responsable!
Tienes el poder, aprende a usarlo.
Comienza a expresar el Amor que eres, AHORA!

El poder de la oracion
Palabras que hacen milagros
La oración es una enorme fuente de poder, a la que se han reconocido grandes logros y curaciones milagrosas. El hecho de que las plegarias funciones refleja nuestra conexión con lo Absoluto y confirma que podemos hablar con Dios de una manera productiva.
Esta comprobado que cuando un santo hindú se pone a meditar, los ejercicios respiratorios que practica ejercen un efecto fisiológico sobre su cuerpo. Con las oraciones ocurre lo mismo. Numerosos experimentos parecen indicar que tienen un efecto benéfico sobre la salud. Sin embargo, en el ámbito científico sigue reinando el escepticismo en torno a este hecho, ya que no se ha encontrado aún una forma de rezar que funcione el cien por cien de las veces, ni se puede predecir con exactitud en que casos sanará la plegaria.
Al psicólogo Lawrence LeShan, que estudió en profundidad la curación a distancia en sus diversas fórmulas, le llamó la atención que, en el caso de la oración, fracasos y milagros iban unidos con frecuencia. Según los estudios de LeShan, las oraciones no parecen no funcionar más que en el veinte porciento de las veces.
Las trampas de Dios
En realidad, la razón más práctica para examinar el papel de la plegaria en las curaciones es precisamente que algunas veces funciona. Y además, el hecho de que en ocasiones no lo haga con todo el poder y previsibilidad requeridas tal vez refleje las deficiencias no de la oración, sino de quienes la practican. Quizá los orantes no están en el estado anímico adecuado, no tienen fe o no piden lo correcto. Tal y como escribió C. S. Lewis: "si Dios hubiese atendido todas mis absurdas plegarias, ¿dónde estaría yo ahora?"
En vista de nuestras limitaciones, quizá el camino más sensato a seguir por un Ser Supremo sea el de frenar los efectos de las plegarias o ignorarlas en su mayor parte. Así reduciría el peligro que éstas podrían suponer si fueran utilizadas por seres imprudentes. Ello explicaría que no exista una fórmula eficaz de rezar.
Pero no es sólo eso; si las plegarias funcionaran siempre nadie moriría. En este sentido cabe citar a numerosos líderes espirituales que han fallecido víctimas de enfermedades dolorosas, nada propias de seres elevados. Santa Bernadette, a quien se le apareció la Virgen en Lourdes, murió de cáncer de huesos y tuberculosis a los 35 años; Krishnamurti, el célebre maestro espiritual, a causa de cáncer de páncreas; Suzuki Roshi, divulgador del budismo Zen, de cáncer de hígado; Ramana Maharshi, el santo más requerido de toda la India de cáncer de estómago, y la lista podría ser más extensa.
Las explicaciones a estas disfunciones en personas tan espirituales son múltiples, pero sea cual fuere la respuesta, su actitud nos lleva replantearnos una suposición muy extendida en la Nueva Era: que la falta de salud y las enfermedades denotan carencia de equilibrio espiritual. El argumento desde luego es falso pues si espiritualidad fuera sinónimo de salud ¿cómo explicar, en la otra cara de la moneda, la existencia de esos pecadores con salud óptima? Nadie tiene la culpa de estar enfermo: "Ni él pecó, ni lo hicieron sus padres, sino que esto es para que se manifiesten las obras de Dios en él", así contestó Jesús cuando los discípulos le preguntaron por un hombre que era ciego de nacimiento (Juan 9: 1-3). Tal vez en su respuesta esté la razón última de porque la oración no puede resultar absolutamente eficaz el cien por cien de los casos. Algunas dolencias tienen quizá un sentido cósmico, invisible a los mortales y tan sólo conocido por la divinidad.
¿Adónde van las oraciones?
La nueva forma en que concebimos actualmente el Universo y la psique humana deja obsoletas las creencias bíblicas sobre la existencia de un Dios que está "afuera" de nosotros y recibe nuestros ruegos como si fuera un satélite de comunicaciones. Hoy intuimos que ese Dios intermediario está íntimamente conectado con nuestra conciencia, por lo que el factor divino de la plegaria es interior y no exterior. Precisamente por ello la oración no siempre necesita ser pensada, puede ser inconsciente o tener lugar, incluso, en sueños.

LAS ORACIONES DENTRO DE LOS RITUALES:

En casi todos los trabajos hay que decir oraciones, y es por ello que cada persona, antes de comenzar un ritual, deberá "adaptar la oración" al trabajo que va a desarrollar.
Deberá leer cuidadosamente la oración que tienen y adaptarla de la siguiente forma, siguiendo la siguiente regla:
1º) Leer la oración que tiene dentro del ritual.
2º) Adaptarla correctamente utilizando los tiempos y las formas gramaticales correctas.
3º) Pensar que la oración que va a decir es, como si delante de la persona que hará el ritual, estuviera ?otra persona? a quien va dirigidas sus palabras (la oración) y así deberá adaptar la oración.
4º) Escribirá en una hoja de papel o en su Grimorio la oración adaptada.
5°) Ante la duda de la oración que vamos a decir, no duden en efectuar su propia oración a la entidad a la que van a peticionar, solamente deberán pensar que delante de ustedes se encuentra una persona muy importante a la que le vamos a pedir un favor, y con palabras sencillas le harán el pedido, sin dar muchas vueltas sobre lo que ustedes quieren, solamente deben expresar sus sentimientos ante esa persona (en este caso la entidad), y al finalizar la solicitud, con mucha humildad le darán las gracias por haber sido escuchados.
Muchas veces en nuestro devenir diario, ante un problema importante, solicitamos ayuda a Dios, a un Santo o a una entidad, no interesa la religión que practiquemos, y ese pedido lo hacemos con fuerza y la entidad invocada está a nuestro lado escuchándonos.
Piensen en lo último que les dije, y verán que muchas veces invocaron y pidieron con el corazón ante un problema que pensaron no tenia solución y a las horas o a los pocos días, la solución apareció.

Oraciones para Hechizos
Cual es la importancia de las oraciones para hechizos, pues estos consejos los tenemos que tener en cuenta ya que no se pueden tomar las mismas sin seriedad o con falta de confianza, recordemos que esto es un acto en el cual estamos pidiendo que se nos conceda algo.
Como realizamos las oraciones para hechizos
Pues bien, entonces veamos que postura debemos de tomar ante las oraciones para hechizos, les pedimos que por favor los apliquen.
Los conjuros y oraciones para hechizos deben ser pronunciados con fe, en el momento y de la forma adecuada. La palabra y el pensamiento se materializan, nuestro destino depende de todo aquello que pronunciamos. Recordemos que el pensamiento es muy poderoso por lo que debemos de estar confiados, seguros del paso que estamos dando.
Esperamos que la información dada a conocer en esta reducida sección de nuestro blog les sea de vuestro interes para que sigan adquiriendo conocimientos y aprendiendo sobre la importancia de las oraciones en los rituales ,conjuros, y hechizos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada